• Despachamos a todo el Peru

Primeros baños del bebé

Consejos para bañar a tu bebé por primera vez
Recuerda que los baños de tu bebé generaran un vínculo afectivo con sus padres, así como ser un buen hábito para su salud. Si estás viviendo esta experiencia por primera vez te damos unos consejos.
Es impórtate que conozcas este dato: el cordón umbilical se termina de secar entre el día 10 y 14 después del nacimiento, la opinión que prevalece entre los expertos es que se le puede bañar mientras aún está el cordón pero se debe secar con cuidado esa parte, el bebé disfruta el baño y lo relaja. En caso prefieras no bañarlo puedes asear al bebé con esponja húmeda, siempre teniendo cuidado con el ombligo.
Aprovecha este momento para establecer un contacto especial con él, que refuerce tu vínculo afectivo. Es importante tenerlo todo preparado. Con una buena organización, te sentirás más segura. Para lograrlo, nada mejor que reunir y tener a mano todo lo necesario: jabón neutro y champú para bebés, toallas de algodón, peine o cepillo, ropa limpia, pañales, un termómetro de baño, una bañera y una esponja.
Preparando el primer baño del bebé
Esta tarea es sencilla, siempre que se realice de forma adecuada, y resulta muy placentera, tanto para el bebé como para los papás.
En primer lugar, debemos elegir un lugar de la casa que esté alejado de cualquier corriente de aire, por lo que el cuarto de baño es una buena opción, ya que, además, nos permite poder vaciar la bañera del bebé fácilmente. En cualquier caso, debemos caldear el lugar que elijamos hasta que la temperatura ambiente sea de entre 22 y 25 grados.
Antes de meter al bebé en la bañera, tenemos que llenarla con unos 12 a 15 centímetros de agua a una temperatura entre 34 y 37 grados, procurando que no baje para que el bebé no se enfríe. Durante los primeros días, los pediatras recomiendan no utilizar jabón, ya que elimina la capa de grasa de la piel del bebé.
Salvo que nos hayan indicado lo contrario, debemos bañar al bebé todos los días, aunque no pasa nada por saltarse alguno. Y en cuanto a qué hora hacerlo, es indiferente el momento del día, aunque es preferible hacerlo siempre a la misma hora y, sobre todo, al final del día, ya que, además de que el baño relaja al bebé y le ayuda a conciliar el sueño, será más fácil que puedan estar juntos el bebé, la madre y el padre, siendo este un momento agradable para los tres.
Si bien no hay un motivo para poner límite al tiempo que debe durar el baño, durante las primeras semanas, es preferible que no dure más de tres o cuatro minutos. A partir de los tres meses, el baño puede durar unos 10 minutos y, a partir de los 6 meses, hasta un cuarto de hora. Si el bebé se encuentra a gusto, y el día es caluroso, podemos alargar el baño, siempre que el agua no se enfríe.
Después del baño, debemos utilizar alguna loción específica para hidratar la piel del bebé, y finalizar la tarea dando un masaje utilizando aceites naturales. Si queremos usar alguna colonia, durante los primeros meses de vida del pequeño, es preferible aplicarla en su ropa.
Además de la higiene del bebé, el momento del baño facilita el vínculo entre los papás y el bebé, permite experiencias sensitivas, estimula su desarrollo psicomotor y sirve como elemento de juego, por lo que es una tarea que debemos realizar con calma y alegría.
 

 Tenemos toallitas ideales para tu bebé, míralos aquí


x